Fotografía: Juan Pablo Carrillo


Generalmente hacemos amuletos de la suerte, prendas que nos acompañaron en un momento positivamente importante en nuestra vida, y este no es el caso de nada de lo que traigo puesto esta vez, pero sí lo que me motivó a vestirme así para estas fotos y escribir de ello.

Hace aproximadamente un año,  me encontré, navegando por la red, la imagen de una chava comiendo una suculenta hamburguesa, papas y malteada de cereza (yo digo que era cereza), traía puesta una chamarra de mezclilla atiborrada de parches, entonces tuve un flash back a un par de años atrás, cuando recibí la llamada de mi mejor amigo preguntándome si quería quedarme con su chamarra de la suerte, a lo que yo, estúpidamente respondí, -“ahorita no gracias”… motivo por el cual, hoy me jalo las trenzas del coraje, porque era la chamarra más padre de la historia, porque también era de mezclilla, con un corte amplio, tal y como se usaba en los 90 y que ahora regresó con toda su fuerza, y llena de parches también, pines y agujeros rellenos de historias maravillosas de campamentos y de personas increíbles con quienes mi mejor amigo había pasado grandes hazañas (me gusta esa palabra).
Esa chamarra hoy le pertenece a algún vagabundo listo que le aceptó la donación a mi amigo, y quien hoy, sin conocerlo es el  ser humano a quien más envidia le tengo en el universo. 
Ahora que decidí hacer mi propia versión, Inditex  tuvo a bien arruinármela porque en cualquiera de sus tiendas encuentras prendas con parches y pines en su intento por copiarle las ideas a Marc Jacobs… aunque ninguna tan padre y tan llena de chácharas como mi chamarra que pesa muchísimo; tanto que ya puedo entender lo que sentía el tío Gamboín.
Ah sí, y el vestido, pues en realidad fue uno de mis regalos de cumpleaños, lo que lo vuelve especial; y aunque es cero mi estilo, fue como ponerme un cacho de la increíble personalidad de alguien más… o sea, de la maravillosa mujer que me lo regaló (¡GRACIAS!).




Photo: Juan Pablo Carrillo

It is very comfortable to use neutral colors that match everything, but it is equally boring. If you belong to this guild, don’t be offended, I invite you to dare, because september almost has arrived and it’s the best time to do it. I’m sure that looking in your drawers you’ll find something cheerful that you haven’t tried in years, something that with a little effort could be seen as new again, for example, it comes to mind that you could buy some dye and be creative.

So (without mimicking anyone), here you have 5 points to look happy this season:

1  Colored clothing is cute; but it’s even cuter when it looks like new, when colors are intense.

2  The happier colors we’ll see this season will be fuchsia, green and electric blue.

3  The basic season colors, those that never will be left over are lilac, mint and red.

4  The items that will always look good in bright colors are tights, scarves, sweaters and blouses.

5  The colors you have to choose for your accessories and nail varnish are lilac, jade and/or Mexican pink.

Whoa! …it’s time to have fun.





* If you would like to know some tips on dyeing technique, don’t lose track of next publications.

 

La próxima semana imparto un curso de imagen a mujeres con demasiada experiencia, no necesariamente en el fashion, sino en la vida, y eso me tiene de los nervios, porque estoy segura que ellas tienen mucho más que enseñarme que viceversa, pero me muero de curiosidad y de emoción porque será una experiencia completamente enriquecedora y nueva para mi.
Esto es lo que les quiero transmitir, y lo escribo por si aún pasas tiempo con tu abuela, y tu abuelo también, y se los quieres compartir.
Consejos de Iris Apfel para cuando el número en tu edad deja en evidencia toda tu experiencia… (escribí también cosas de mi cosecha).
La edad es sólo un número.

Si eres lo suficientemente afortunado de llegar a «viej@», ¡celébralo!


Es mejor ser feliz que estar bien vestido, pero vestirse bonito es divertido.
Busca sorprenderte y sorprender a los tuyos todos los días.
Cultiva intereses. También interésate por las personas que te rodean.
Cuando no tengas ánimos de arreglarte, recuerda que la ropa habla por ti, ¿qué quieres comunicar?
Cuando quieras vestirte, peinarte, o maquillarte diferente, y las dudas te ataquen, no tengas miedo, la policía de la moda no te va a llevar a la cárcel… en realidad, no existe.

Tu estilo propio es más importante que verte atractiv@, aunque normalmente nuestro estilo propio es lo que nos hace atractiv@s.
La primera impresión siempre es la más importante, es como el amor.
Se requiere coraje y valor para vestirse diferente, pero ya no es tiempo de reprimirte nada.
La moda es el espejo de la sociedad y tú eres parte esencial, ¿qué quieres reflejar?
Cuando tengas dudas de qué ponerte, pregúntate ¿quién eres?, ¿qué te hace feliz?, y ¿con qué te sientes cómod@?
Éste es el momento perfecto para hacer lo que siempre te has reprimido.

Cuando no te vistes como todo el mundo, no tienes que pensar como todo el mundo.


No pude desarrollar este taller sin pensar cada segundo en mi adorada y muy extrañada abuela, a quien recuerdo con una gran alegría aún amarga por lo reciente de su partida, pero a la vez muy dichosa, porque cuando repaso mis últimas horas con ella, pienso que me regaló el gran gozo de haberla visto “antes muerta que sencilla”… mi abuela.

Me contó mi prima el otro día, que mi abuela alguna vez le confesó que no dejaba de arreglarse, verse bonita y ser alegre ni un solo día, porque sabía que a las personas les gustaba estar con ella justo por esa razón.
Fue en la universidad cuando inicié con los usos y costumbres de la bolsa, y en realidad fue una decisión que postergué hasta el límite. No quería, tenía una especie de síndrome de Peter Pan.
Fueron mis amigas, quienes llevaban unas señoras bolsas increíbles, las que comenzaron a sembrar en mi mente la semilla de “traer bolsa es cool” vs “usar mochila Jansport …nooo”, entonces cedí. Desde ese momento y hasta ahora, se volvió mi accesorio fiel.



Lo que sí es que a diferencia de zapatos y vestidos, de bolsas no tengo colección, en realidad cuando me hago de una, no hay poder humano que me separe de ella, a menos que no combine, que se me rompa o que me regalen una más bonita.

Como de antemano sabemos que este accesorio es imprescindible, deberías considerar los siguientes consejos para elegir la buena bolsa para ti:
Evita por sobre todas las cosas invertir en una bolsa dizque de marca. Lo mejor es conseguir una buena bolsa de diseño original que se ajuste a tu presupuesto.
Aprovéchate del hecho de que ya no está in combinar la bolsa, el cinturón y los zapatos. Está bien visto tener una bolsa que desequilibre tu outfit sin caer en extremos.


Cuando eres de estatura baja, usa una bolsa pequeña o mediana, de lo contrario podrías pasar desapercibida-camuflajeada-invisible.

Cuando eres alta, busca una bolsa grande, ya que si es pequeña podría parecer que vas a jugar a las muñecas.
Para un evento social, es mejor llevar una bolsa pequeña con lo indispensable como dineros, una credencial, teléfono, pañuelos desechables, un mini espejo, ice breakers sugar free de frutos rojos y un labial rosa o rojo también.


Tu bolsa comunica. Es parte de tu imagen, por lo tanto debe reflejar tu personalidad.

¡Sí!… este es un listículo más de mi Nelly Flor pero es que no hay otra manera de escribir un post de cómo cuido mis pies paso a paso.

8 consejos para cuidar los pies.

Así como todos tenemos una imagen qué cuidar, todos tenemos un par de pies qué atender… (al menos la mayoría). 

Es verano, y aunque en la ciudad llueve, muchos tuvimos, tenemos o tendremos la fortuna de salir y olvidarnos del agua de las calles para clavar los pies en la arena y/o dejarlos expuesto en unas increíbles alpargatas; por eso pensé que sería una buenísima idea compartir contigo la manera en la que cuido mis pies. Quienes bien me conocen, dominan que los hiperarchirrequeterrecontracuido. Es que definitivamente, creo que, si bien los ojos son la ventana del alma, los pies son como la puerta trasera… (del alma, obvio).


Lava tus pies diariamente con agua tibia, evitando los baños prolongados.

Sécalos perfectamente.

Mantén tus uñas rectas y parejitas para que no se encarnen. Siempre es mejor utilizar una lima en vez de alicates, asimismo utiliza una lima especial para evitar que se formen durezas sobretodo en los talones.

Hidrátalos con una crema especial para pies. Controla diariamente el estado de tus pies examinando la planta utilizando un espejo si es necesario. Comprueba si hay grietas, llagas, callos, infección por hongos. En caso de duda, consulta a tu especialista (o sea, a un podólogo certificado, no a la señora de la estética).

Disemina talco especial para el cuidado de los pies entre los dedos.

Utiliza zapatos verdaderamente cómodos, con interiores de piel (como vendiendo autos) o de algodón, y de tu justa medida. Altérnalos diariamente. Las chics tenemos que evitar los tacones muy altos.

Evita usar zapatos abiertos. Y cuando lo amerite la ocasión, siempre siempre usa medias o calcetines, preferentemente de algodón.

Evita realizarte pedicura en estéticas con material de uso común.