He decidido dejar de relacionarme con humanos y cultivar un profundo aprecio por las plantas. No es ciertooooo, pero sí.

Pasmada frente al teclado, mirándome las uñas, sin saber por donde comenzar este post, porque no quiero que suene a la lista sin fin de quejas con las que he tenido que lidiar y que me han obligado a apechugar en los tres últimos años.

Después de haber terminado con esa terrible relación tóxica en la que él me celaba hasta de la mosca que se postraba en la composta a 20 metros de distancia de mí, porque sus complejos no lo dejaban ni a sol ni a sombra, y mi ingenuidad me hacia alimentar la esperanza de que con mi amor él cambiaría… y en cambio lo que terminó haciendo fue «engañarme» con una chavita más inocente que yo (y a quien le deseo mucha suerte por cierto, básicamente porque la va a necesitar), jamás imaginé que mi siguiente movimiento me llevaría a relacionarme con hombres con características igualmente dañinas que la anterior.

En un plano general, describiré a continuación algunos rasgos de personalidad de estos caballeros, procurando su anonimato (no por temor a herir susceptibilidades, sino  que sería más valiente de mi parte decirles todo esto de frente).

1. El todas mías. 

Pros: Este personaje es encantador, con aires de rockstar y artista plástico, mantiene largas conversaciones en las que invariablemente te provoca carcajadas. Se relaciona con la crema y nata de lo esnob y huele delicioso.

Contras: Eso que tiene contigo, lo tiene con un par de chicas más.

2. El seamos amigos.

Pros: Se interesa por ti, te hace sentir comprendida, busca mantener actividades de interés común. Te mira con ojos de corazones (o sea, algo así como si estuviera viendo a Natalie Portman), conoce tus fuerzas y debilidades y saca lo mejor de ti, como lo hace un mejor amigo.

Contras: Eso que tiene contigo, no lo toma en serio porque lo quisiera tener con un par de mejores amigas más. 

3. El te busco cuando me aburro. 

Pros: Les gusta la misma música, tienen temas de interés común, cultiva cuadritos en su área abdominal, es súper fuerte sin caer en los anabólicos, tiene la piel más suave que tu sobrino, tiene la voz más sexy del condado, con acento del norte de la república, y también huele delicioso.

Contras: Es un poco mentiroso, te busca una vez al mes, básicamente porque eso que tienen, sólo lo tiene contigo, pero le gusta retosar con otras chicas.

4. El hay que vernos.

Pros: Todo podría ser perfecto y maravilloso, sólo que…

Contras: Básicamente, mantienen una relación virtual, a través de redes sociales.

¡¿Quien tiene la culpa?!…¡¿Quien?!… ¿Qué se puede hacer?, ¡¿Qué?!…

Encuentra las respuestas en mi próxima radionovela ¿Quien se ha robado el mes de abril?, también podrás descargar una guía para evitar el ghosting y saber responder ante la crisis de «me dejó en visto».

Una vez que pude pasar estas páginas en el libro de mi vida, permítanme decirles, jóvenes lectores, hombres, caballeros ¡NO SEAN ASÍ!