No es que me considere el último Dr. Pepper en el desierto ni mucho menos, pero la verdad sí siento mucho orgullo de pertenecer a un país de infinita riqueza, porque además de los recursos naturales con los que tenemos la suerte de contar, también podemos presumir que por nuestras venas aún corre sangre indígena, lo que significa que en nuestro ADN existen huellas de una cultura hiperarchirrequeterrecontra inteligente. Motivo por el cual deberíamos de ser parte de una sociedad más desarrollada, sin embargo existen hechos históricos que para nada nos ayudaron, ayudan, ayudarán… pero esa, es otra historia.
Rojo mexicano, es una exposición en el Museo de Bellas Artes, que nos muestra algunas pruebas fehacientes de lo que con la mano en el corazón, afirmo.
Fue durante la Colonia, con la introducción de la lana como uno de los textiles más utilizados en las prendas que usaban exclusivamente los nobles y sacerdotes, pues les otorgaban estatus y marcaban su altísima jerarquía,  que se incrementó el uso de la maravillosa grana cochinilla, ya que de ella se obtiene un color más intenso, además de que se fija con mayor firmeza en dichas telas.
Realmente criar a este insecto, es una actividad ardua y súper laboriosa, pues requiere de mucha paciencia y cierta habilidad; dotes que los dioses les concedieron únicamente a los indígenas.
Cuando los españoles descubrieron las cualidades de este tinte, el mercado europeo fue el principal cautivo, por lo que enseguida se incrementó su demanda, convirtiéndose en el colorante de los reyes, los nobles y del clero. Enseguida se comenzó a utilizar para pintar artesanías y tapices; posteriormente también la aprovecharían pintores y tintoreros.
Esta grana es conocida aquí  y en China… en Turquía y en casi todo el mundo.

Y es en este punto donde se me sale el corazón, porque en la obra de la mayoría de mis pintores favoritos, se encuentran tintes rojos de origen 100% mexicano.
Esta exposición estará del 10 de noviembre hasta el 04 de febrero en el Museo del Palacio de Bellas Artes.
Av. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas, Centro Histórico, CDMX.
De martes a domingo, de 10:00 a 18:00 h
Costo: $60 pesos

Los domingos, la entrada es libre, al igual que presentando tu credencial vigente de INAPAM, maestro o estudiante.
Todavía ayer en la noche no sabía de qué escribir en mi blog, porque el terremoto que vivimos la semana pasada sigue demandándome muchísima atención y ocupando la mayoría de mis pensamientos.
Estaba sentada frente al monitor, rascándole al mouse, distrayéndome en Facebook cuando se abrió una ventanita con el mensaje de saludo de Ana Luisa Estrada, una amiga muy querida de la Casa de Francia, con la que tengo un ramillete de recuerdos de infinitas alegrías, la mayoría de ellos con subtítulos en francés, pues apenas comenzábamos a estudiarlo; mal hablado, mal leído, mal pronunciado, era el pan nuestro de todos los días acompañado de inmensas y deliciosas carcajadas. Así que recibir noticias de ella en este momento de la vida, fue tan grato como el café de la mañana, la ducha después de correr, o la comida casera de mamá. Su mensaje decía: “¡Nelly!… una amiga muy cercana está haciendo ropa para los niños afectados por el sismo. Tiene un taller y faltan muchas manos, ¿tendrás conocidos que quieran ayudar?”… enseguida la busqué y decidí que su proyecto sería el tema del que escribiría, y voilá…

Se llama “Camisetukis y kits” y es coordinado por Daniela Ferrari. Ella, junto con un equipo de súper héroes que se han ido sumando a raíz de haber visto esta increíble idea que comenzó la semana pasada, arman paquetes de 5 camisetas, 3 pantalones, 2 pijamas, varios calzoncitos, calcetines y un par de zapatos para niños que lo necesitan.
Si te quieres sumar a esta generosa causa puedes aportar tu granito de arena a través de esta liga “Camisetukis y kits“. También, si sabes o conoces a alguien que sepa coser, pueden poner sus manos y su esfuerzo en el desarrollo de las prendas. Dale “Me gusta” a su página (Daniela Ferrari Couture) para que te pongas en contacto.


Es importante que sepamos que a partir de ahora que hemos adoptado la ayuda al prójimo, formemos un hábito, puesto que nuestro Mexiquito nos necesita, porque las carencias económicas son infinitas, pero la fuerza humanitaria también, y si nos lo proponemos, nada nos va a parar.
Por favor, difunde esta idea, como muchas otras que emergieron a raíz del sismo que no sólo nos sacudió sino también, despertó nuestras conciencias, recordándonos a la mayoría, que somos hermanos.

Si tú conoces una iniciativa igual de linda, escríbeme aquí o a la pagina de Facebook para darle apoyo y promoción.

Por fin llegó el verano.
Después de las impresionantes oleadas de calor, finalmente nos cayó el verano encima y con él las lluvias y las noches frescas, y eso, al menos yo, lo agradezco de sobremanera, porque si bien me encanta el calor, me era ya necesario descansar de los bochornos y la constante hidratación.
También quien agradece que esta época del año haya llegado es mi closet, porque tengo un par de ideas para satisfacer mi necesidad “fashionista”, aunque en realidad, creo que esa, no tiene llenadera.

Estas son sólo un par de ideas que me inspiran para armarme de valor y salir así a las calles alegres y coloridas de mi México lindo y querido, y cuando lo haga espero estén por ahí, en mis redes sociales para ser testigo. Estos son mis básicos en este verano.

 Una visera súper colorida, como traída del futuro.

Prendas con estampados de flores como de tapicería.

Un vestido de algodón radiante de color.


Alpargatas, collares, aretes y una bolsa muy ad hoc.

Tal vez no estoy descubriendo el hilo negro, pero definitivamente el clima influye directamente en mi atuendo y por lo consiguiente en mi estado de ánimo; me encuentro a mi misma más contenta y echada pa´lante.


…o, como decía mi abuela, de sinvergüenza se pasa.

Ya son las 9 am del primer miércoles del mes, y es momento de abrirle paso al consejo oportuno que tengo para aquellas personas que leen este blog, y que no suelen usar colores llamativos en su atuendo, y mucho menos amarillo porque se los prohíbe su religión.

Seamos honestos, más que seguir un dogma o una doctrina religiosa, el estigma que se tiene con colores como el amarillo va de la mano con el pánico escénico y el terrible miedo que da llamar la atención. Pero el riesgo de evitar vestir con colores alegres, es mayor porque invariablemente caerás en los mismos, ya conocidos y muy aburridos looks de siempre.

Este mundo es de quien se atreve.

Por trillado que suene, es absoluta y completamente cierto, y para muestra basta Eleonora Carisi, quien no solo se atreve a poner en riesgo su imagen sino que además, se divierte, y un montón.

De alguna manera, me parece que tanto diseñadores como influencers y/o modelos de moda y estilo, retoman viejas corrientes de los años70, para darles un segundo aire y mantenerlas vigentes y con toda su fuerza y poder estético.

Quien se viste de amarillo demuestra confianza y seguridad en sí mismo, pero además una inmensa alegría y entusiasmo en la vida. Son súper originales y destilan por los poros de la piel, todo el estilo del mundo. 

Si te animas pero no se te ocurre cómo podrías combinar lo que ya existe en tu armario con prendas encendidas, muy dignas de esta época del año, aca te dejo algunas ideas que te podrían inspirar.



Aprovechando la cuesta de enero, y que es un mes para abrir puertas y cerrar heridas, decidí poner en orden algunas cosas y echar, literalmente, al baúl de las memorias otras, en donde me encontré con un recuerdo increíble, de un chatito al que quise, quiero y querré infinitamente, con quien tengo la fortuna de contar como uno de mis BFF del mundo mundial, y que entre varias cosas, me regaló muchos discos dedicados porque en prepa no existía spotify y así armábamos lo que hoy en día se conoce como listas de reproducción. Entre esos discos había uno de Placebo+Flaming Lips, mismo en el que escondió al final un rolonononón…


“Bésame Mucho” de Cesaria Évora, extraída del soundtrack de Great Expectations. Esa peli dirigida por Alfonso Cuarón, y que hoy en día sigue estando en mi top 5 de pelis favoritas, por el arte, la historia, el vestuario, Ethan Mecaso Hawke y muchas cosas ¡wuuuu!
¡Verde que te quiero verde!
Coincidiendo con la temporada y que está de moda el green velvet, aproveché para matar al gato que por mucho tiempo ronroneaba por mi curiosidad y la tuya, tal vez también; ¿por qué el color que predomina en el arte y el vestuario en la mayoría de las películas de Cuarón, es el verde?
Acá mi investigación…
Desde su ópera prima, “Sólo con tu pareja”, Cuarón hizo del verde su color como marca de autor, además de cuidar perfectamente cada cuadro, lo que lo llevó a su primer cinta en Hollywood, para hacer su propia versión de “Grandes Esperanzas”, de Charles Dickens. La humedad de una verde temperatura, las inclinaciones y composiciones que sacan provecho de cada situación y lugar, son una delicia visual.

En fin, sin más rollo, estas son las 5 escenas de Great Expectations que todo fashionista amó, ama, amará…
  

En realidad son 6…



Photo: Juan Pablo Carrillo

It is very comfortable to use neutral colors that match everything, but it is equally boring. If you belong to this guild, don’t be offended, I invite you to dare, because september almost has arrived and it’s the best time to do it. I’m sure that looking in your drawers you’ll find something cheerful that you haven’t tried in years, something that with a little effort could be seen as new again, for example, it comes to mind that you could buy some dye and be creative.

So (without mimicking anyone), here you have 5 points to look happy this season:

1  Colored clothing is cute; but it’s even cuter when it looks like new, when colors are intense.

2  The happier colors we’ll see this season will be fuchsia, green and electric blue.

3  The basic season colors, those that never will be left over are lilac, mint and red.

4  The items that will always look good in bright colors are tights, scarves, sweaters and blouses.

5  The colors you have to choose for your accessories and nail varnish are lilac, jade and/or Mexican pink.

Whoa! …it’s time to have fun.





* If you would like to know some tips on dyeing technique, don’t lose track of next publications.

 
Photo: Juan Pablo Carrillo


It is a vile lie to claim that white and pearly clothes are not suitable for clear-skinned people, however, you need to know the right, the good, the correct shade in relation to your skin tone:


1.Pick a blouse (print free; one snow white, one off-white or cream and one champagne(if you lack one, don’t hesitate to borrow it).
2.Stand in front of the largest mirror you find, or in any case, in front of your mother (mirrors, children, drunks, leggings and moms always tell the truth).
3.Try each one.
4.Look at your face, the right white is the one that makes you look happy and cheerful.
5.Smile. Not creepy, not false. Do it naturally. It could actually happen that you don’t find the connection to knowing what shade of white best suits you, but still you will look better.

•Do this activity with your whole face washed.

It is important for you to take into consideration hair and eye color, but this little exercise will give you a good idea on what’s the correct shade of white for you.

On the other hand, if you have brown sugar or pinkish-beige skin, refrain from carrying out the first 4 steps, really, you will look divine with all whites. All of them.


Fotografía: Juan Pablo Carrillo

¿Cómo influye el estado de ánimo en nuestro vestir y viceversa?

Es la primera vez que escribo cansada y sin tener ningún orden mental. Hoy tuve dos partidazos de tocho (ambos ganados por un pelito, por si no podían vivir con el pendiente) y un domingo familiar agendado e inamovible (sí, también a los amigos que vi los considero familia).

Llevaba varios días queriendo compartirte un remedio casi milenario para erradicar algunos de mis males (tristeza, apatía, enojo, frustración y todo eso que saca a pasear a la Maléfica que vive en mí). Lo descubrí probablemente de pequeñaja pero lo entendí en la universidad en mi afamada clase de Teoría del Color con mi maestra favorita Natalia Bauza (¡Hola Nat!): Los colores que escoges para vestir todos los días, poseen un súper poder en tu estado de ánimo, tienen relación directa con la naturaleza (la tierra, el agua, el cielo y el fuego)  e igual proporción con tu cerebro y sentido de la vista, lo que conoces como  percepción.

Sin más rollo y en resumidas cuentas, lo que quiero decir es que no es casual que elijas tus prendas por cómo te sientes,  no son meras cuestiones de gusto, sino experiencias que tienes profundamente arraigadas y que por lo tanto, en la medida en la que más consciente estés de esto, abras tu closet y tus cajones y elijas la actitud que decidirás ponerte todos los días.

A continuación el significado muuuuy general de algunos colores:

Azules
“El color preferido, el color en la simpatía, la armonía y la fidelidad, pese a ser frío y distante, el color femenino y de las virtudes espirituales.”

Rojos
“El color favorito de todas las pasiones , el color del amor y del odio. El color de los reyes y del comunismo, de la alegría y del peligro.”

Amarillos
“El color favorito de todo lo contradictorio, o del optimismo al igual que de los celos. El color de la diversión, del entendimiento y sin olvidar de la traición.”

Verdes
“El color favorito de la fertilidad, de la esperanza y de la burguesía. Verde sagrado y Verde venenoso. El verde es la quinta esencia de la naturaleza, es una ideología un estilo de vida, es conciencia de medioambiente, amor a la naturaleza y al mismo tiempo es el color del rechazo de la sociedad dominada por la tecnología.”

Rosas
“El color favorito de lo dulce y delicado, al igual que lo escandaloso y curioso. Los sentimientos asociados al rosa son positivos en sus sentidos.”

Negros
“El color favorito del poder. De la muerte y el universo. El color favorito de algunas profesiones y de la juventud en su edad gótica. El color de la negación y de elegancia, el color de la exposición, así como el oro negro o ‘la nueva’ avaricia.”

Blancos
“El color favorito de la inocencia, el color del bien y de los espíritus, el invierno, el norte, el color de la luz y la nada, lo limpio.”
Recuerda que hay  una gama de color que potencializa tu guapura (el petit ejercicio que te propuse realizar para conocer el buen tono de blanco, aplica para todos los colores).

Me siento como en  grupo de autoayuda invitándote a que cambies tu manera de ver los días grises, tu pensamiento y te decidas a ser feliz. No pertenezco a los optimistas, pero sí. Soy muy nerd… es mera metafísica.

Pues aquí las fotos como evidencia de los puntos que te expongo:


Fotografía: Juan Pablo Carrillo
Es mentira vil afirmar que a las personas de piel clara no nos quedan los blancos o aperlados, sin embargo es necesario conocer cual es el indicado, el bueno, el acertado en relación a tu tono de piel:
1. Elige una blusa (sin estampados) blanca nieve, una hueso o crema y una champagne (si te falta alguna, no dudes en pedirla prestada).
2. Párate frente al espejo más grande que encuentres, o en su defecto, frente a tu madre (los espejos, los niños, los borrachos, los leggings y las mamás, siempre dicen la verdad).
3. Pruébate cada una.
4. Observa tu semblante. El buen blanco es aquel que te haga ver colorad@ y alegre.
5. Sonríe. No creepy, no fals@. Hazlo de manera natural. En realidad podría suceder que al hacerlo no le encuentres relación con conocer el tono de blanco que mejor te queda, pero igualmente te verás mejor.
·         Realiza esta actividad con toda la cara lavada.
Es importante que sepas que de igual forma influyen el color de cabello y de ojos, pero realizar este petit ejercicio, te dará una buena idea de cual es el buen tono de blanco para ti.

Por otro lado, si eres de piel azúcar morena o apiñonada, abstente de llevar a cabo los 4 primeros pasos, really, se te ven divinos todos los blancos.  Todos.

Fotografía: Juan Pablo Carrillo

Me gustan las personas alegres que se atreven. Es muy cómodo utilizar colores neutros, que combinan con todo, pero es igualmente aburrido. Si perteneces a ese gremio, no te me ofendas, te invito a que te atrevas, pues ya llegó la primavera y es el mejor momento para hacerlo. Estoy segura que buscando en tus cajones podrás encontrar algo alegre que hace años no te pones, algo que con tantitas ganas se podría ver como nuevo otra vez, por ejemplo, se me ocurre que podrías comprar colorante para ropa y ponerte creativ@.
Por eso (sin remedar a nadie), aquí están los 5 puntos para verte feliz esta primavera:

  1.La ropa de color es linda; pero es relinda cuando se ve como nueva, cuando los colores son intensos.
2   2.Los colores más alegres que veremos esta primavera son fucsia, ocre y azul eléctrico.
3   3.Los colores básicos de todas las primaveras, esos que nunca sobran son lila, menta y naranja.
4   4.Las prendas que siempre se verán bien de colores intensos son mallas, foulards, suéteres y blusas.
5   5.Los colores que debes escoger para tus accesorios y barniz de uñas son lila, jade y/o rosa mexicano.
¡Arre! …es tiempo de divertirte.
 *Si te gustaría conocer algunos consejos acerca de la técnica de teñido, no pierdas pista en las próximas publicaciones.