No sé si le venga en la sangre europea, por parte de madre o de padre,  o si fue la elegida por los dioses. El hecho es que esta pequeña (mujer niña) tiene más estilo en el dedo meñique del pie izquierdo que varios colegas que se dedican al “fashion”.

Es por esa razón que no podía dejar de hablar de ella e ilustrar con su preciosa existencia mi blog.

Millie Bobby Brown, con tan solo 13 añitos de edad, tiene 5 años de carrera en las ligas mayores, aunque fue hasta la llegada de Stranger Things que se puede decir que la fama tocó el timbre de su puerta.

Su éxito es el ejemplo perfecto para hablar de destino, pues atiende al popular proverbio que dice algo así como “cuando algo está destinado para ti, aunque te quites y cuando no, aunque te pongas”, porque en realidad, cuando recién llegó a Orlando,  fue inscrita por su padre en una pequeña escuela de actuación, baile y canto los fines de semana, porque seguramente ya no sabía como mandarla a ver si ya había puesto huevos la gallina de los huevos de oro; y fue ahí, donde un caza talentos la encontró y les propuso a sus padres llevarla a probar suerte a Hollywood.

Y pues actualmente su vida está dividida entre Los Angeles y Londres, lo que a mi me deja claro que para donde voltee, es constantemente bombardeada por el arte de personas súper creativas  e intelectuales, y paisajes increíbles también, por lo que el estilo lo respira y lo transpira.

Sé que no soy ni la primera ni la última, y tampoco la única que seguramente habrá  hablado de esta manera, o sea, echándole tanta crema a los tacos, a los míos y a los de Millie, pero desde donde yo la veo, se merece todo. 

Entonces decidí que era buena idea, nominarla al premio de la academia como La Mujer Niña Mi Niña Mujer más fresca y bonita de todos los tiempos.



Todavía ayer en la noche no sabía de qué escribir en mi blog, porque el terremoto que vivimos la semana pasada sigue demandándome muchísima atención y ocupando la mayoría de mis pensamientos.
Estaba sentada frente al monitor, rascándole al mouse, distrayéndome en Facebook cuando se abrió una ventanita con el mensaje de saludo de Ana Luisa Estrada, una amiga muy querida de la Casa de Francia, con la que tengo un ramillete de recuerdos de infinitas alegrías, la mayoría de ellos con subtítulos en francés, pues apenas comenzábamos a estudiarlo; mal hablado, mal leído, mal pronunciado, era el pan nuestro de todos los días acompañado de inmensas y deliciosas carcajadas. Así que recibir noticias de ella en este momento de la vida, fue tan grato como el café de la mañana, la ducha después de correr, o la comida casera de mamá. Su mensaje decía: “¡Nelly!… una amiga muy cercana está haciendo ropa para los niños afectados por el sismo. Tiene un taller y faltan muchas manos, ¿tendrás conocidos que quieran ayudar?”… enseguida la busqué y decidí que su proyecto sería el tema del que escribiría, y voilá…

Se llama “Camisetukis y kits” y es coordinado por Daniela Ferrari. Ella, junto con un equipo de súper héroes que se han ido sumando a raíz de haber visto esta increíble idea que comenzó la semana pasada, arman paquetes de 5 camisetas, 3 pantalones, 2 pijamas, varios calzoncitos, calcetines y un par de zapatos para niños que lo necesitan.
Si te quieres sumar a esta generosa causa puedes aportar tu granito de arena a través de esta liga “Camisetukis y kits“. También, si sabes o conoces a alguien que sepa coser, pueden poner sus manos y su esfuerzo en el desarrollo de las prendas. Dale “Me gusta” a su página (Daniela Ferrari Couture) para que te pongas en contacto.


Es importante que sepamos que a partir de ahora que hemos adoptado la ayuda al prójimo, formemos un hábito, puesto que nuestro Mexiquito nos necesita, porque las carencias económicas son infinitas, pero la fuerza humanitaria también, y si nos lo proponemos, nada nos va a parar.
Por favor, difunde esta idea, como muchas otras que emergieron a raíz del sismo que no sólo nos sacudió sino también, despertó nuestras conciencias, recordándonos a la mayoría, que somos hermanos.

Si tú conoces una iniciativa igual de linda, escríbeme aquí o a la pagina de Facebook para darle apoyo y promoción.