Algo tiene el sonido de Zoé, que desde la primera vez que los escuché en la película de Fernando Sariñana, “Amarte Duele”, mi corazón atómico se estremece sufriendo espasmos de melancolía y dicha a la vez provocados por su sonido futurista invitándome a viajar en un asteroide por la vía láctea.
Desde entonces y hasta hoy han sido amados por muchos y odiados por otros. Yo por supuesto, pertenezco a los primeros, y es que logran sumergirme en un mundo de fantasía virtual futurista donde el amor sigue siendo el motor y la principal fuente de inspiración (#nerd).
Hoy lanzaron su trabajo más reciente bajo el título “Azul”  y aunque no soy experta en música, puesto que no tengo estudios en el tema y sólo me dejo llevar por lo que mis oídos pueden percibir,  me doy cuenta de lo que proponen esta vez; nuevamente escuchamos música fiel a su esencia pero en la que se hace evidente un trabajo de desarrollo y madurez.
Azul es parte del sexto álbum de estudio de la banda. Compuesta por Leon Miamor Larregui, con arreglos de Zoé y una producción colaborativa con el reconocido productor Craig Silvey, quién ha trabajado con bandas como, Arctic Monkeys, Arcade Fire, Noel Gallagher, Florence + the Machine y Stereophonics, entre muchos otros.
La canción nos lleva a contactar con la melancolía y el desamor que se experimenta en una relación ya marchita, y lo que sucede cuando una parte de ese romance permanece latente en uno de sus miembros, mientras que la otra parte continua con su vida y encuentra un nuevo comienzo al lado de alguien más.
  
Por su parte, el video que ilustra este track se centra en una historia de amor en una Ciudad de México establecida dentro de un futuro conformado por una sociedad ficticia de humanos y robots.
No puedo pasar por alto la participación de Kyomi, la chica Japo-mexicana más linda que conozco y de quien pronto escribiré en una próxima publicación.
Estas letras son la continuación de lo que compartí la semana pasada. Aquí también se despliega una lista de canciones que le pusieron música a mis días durante el tremendo año que está por terminar, sólo que en inglés.
Y es que, aunque me resista al bombardeo del idioma anglosajón por aquí, por allá y por doquier, tengo que aceptar que la música es el lenguaje más universal de todos, pertenece a un lugar donde no existen ningún tipo de fronteras ni aduanas, venga en inglés, español, francés, coreano y/o arameo.
Una vez más, no olvides darle click a estas 12 canciones en inglés que elegí como parte del compilado musical de 2017.









Noviembre: Dua Lipa – “IDGAF” Corona Capital 2017. Es la canción que más he escuchado en los últimos meses sin parar.

Espero no haya olvidado ninguna canción verdaderamente significativa del año que ya se va.

¡Te deseo un súper próspero 2018!
Decidí hacer dos listas con la banda sonora que musicalizó el año que está por terminar, de modo que cuando el futuro nos alcance, tal vez, estas canciones desplegadas en mi blog, puedan algún día servir como referencia en el acervo musical del ciberespacio.
Un amigo dice que la música es la manera que tienen nuestros recuerdos  para comunicarse con nosotros. Y es que, en efecto, la música tiene el súper poder de desactivar todas nuestras resistencias, logrando atravesar con máximo dominio, todos y cada uno de los orificios de nuestro cuerpo, viajando a la velocidad de la luz e instalándose directamente en nuestro hipocampo cerebral.
De manera que la música se vuelve parte de nuestra genética y con el mínimo estímulo, nos sube al autobús mágico, transportándonos en un viaje directo y sin escalas a nuestro pasado.
En esta primera lista, comparto grupos o cantantes en español que me acompañaron en el auto, la casa, el taller y la oficina y que fueron muy buena medicina en la supervivencia de este año.
Cabe aclarar que la selección fue complicada, y no tuve de otra más que sacar varias canciones del conteo, como Cuxillo de Porter, o varias de JNS por ejemplo…

*Imagen que sólo pongo para ilustrar mi blog con la presencia de la Reina de Reinas, o sea, Regina Murguia que sobra decir que pertenece a JNS:P


————–
Acá la lista con las 12 canciones que musicalizaron el 2017, no olvides darles click:
Febrero: Natalia Lafourcade – Tú sí sabes quererme. Con ésta bailé como si el mundo estuviera por acabarse y no hubiera un mañana.

Julio: Vicentico – Paisaje.  Si bien esta canción la dio a conocer en el 2012, la versión que hizo para su presentación en vivo este año fue brutal. La voz de este Don y esta canción especialmente, me provocan llanto y alegría a la vez.
Septiembre: Comisario Pantera – Corre Amor. Canción cuyo título va muy ad hoc con las palabras que seguramente más de uno gritó durante los eventos de septiembre.

¿Cuáles hubieras puesto tú?

Este post continuará…
No recuerdo el momento en el que escuché por primera vez a esta banda, pero sí cuando pasaron a tener un alquiler en mi corazón.
Esta no es una historia de amor, tampoco de romance, sino de lo que pudo ser y no fue, también podría ser el titulo de una rola de José José, pero no, es simplemente un post más en mi blog, inspirado en la historia que no tuve con uno de los chicos que más me han gustado, gustan, gustarán…. a quien, para fines prácticos, llamaré Pepito.
Corría el año 2009, habían pasado tan sólo un par de meses de haber cortado con el chico con quien tuve una relación por 7 años, y no estas para saberlo, pero yo sí para contarte que me enamoro rápido y olvido muy despacito, de manera que cuando los caminos de Pepito y el mío, se cruzaron en aquella fiesta del Pedregal, yo no tenía ojos ni cabeza para interesarme en otro rollo más allá de mi tristeza.
“Madurar, es darte cuenta que las segundas oportunidades, no existen, porque jamás se presentan bajo las mismas circunstancias” … Tweet que se me ocurrió cuando, el año pasado salí a cenar por primera y muy probablemente, última vez, con Pepe, pues al poco tiempo se fue lejos de Mexiquito a vivir con quien ahora es su esposa.

Pero no nos pongamos melancólicos, todo esto dio la pauta para que durante semanas, yo no dejara de escuchar a la banda que le da título y tema a mi post, porque, entre muchas cosas (wuuuuuh!) digamos que esa noche le prometí con la mano en el corazón dos cositas. La primera, ver completa, de principio a fin, la película de “The Gonnies”, misma que ya adulta me voló los sesos; y la segunda, escuchar los dos álbumes completos de los “Alabama Shakes”.

Alabama Shakes es un grupo estadounidense de southern rock y blues-rock, formado en Athens, Alabama en 2009 (casualmente, el mismo año en que conocí a Pepito).

La banda se formó cuando la cantante y guitarrista, Brittany Howard y el bajista Zac Cockrell, comenzaron a reunirse en las tardes a escribir canciones, después de clases. Ambos asistían a la escuela secundaria en Athens, Alabama. Su música podría entrar en la categoría de  rock progresivo, pero pronto evolucionó a algo más parecido al roots rock. Después se unió a la batería Steve Johnson, quien trabajaba en la tienda de música local. El trío grabó sus primeras canciones, mismas que cuando Heath Fogg escuchó, se sumó con su guitarra. Aún contando con material original, es decir, de su propia autoría, continuaron grabando reversiones de James Brown, Otis Redding , AC/DC y otros grupos para llenar un set de 45 minutos bajo el nombre de “The Shakes”. Más tarde agregaron “Alabama“ a su nombre para diferenciarse de otras bandas.

Cada una de las letritas que saltaron de mi teclado para conformar este post fueron escritas mientras corrían canciones como  “This Feeling”, “Miss You”, “Gimme all your love” y mi favorita “Hold on”… entre varias más.

P.D. No sé si tú Pepito algún día leas esto, en caso de que sí, dame sólo una señal chiquita y házmelo saber por la red social en la que aún de vez en cuando, mantenemos nuestra ciberamistad y entonces, estrecharte un ciberabrazo.

Lo que estoy a punto de escribir es una declaración que igual a nadie le importa y sin embargo cruzo los dedos para que tú la leas. Tengo una obsesión con Dua Lipa.
Dua Lipa, 5 motivos para obsesionarme y espero que tú también lo hagas.

En primer lugar porque no es una espiga, pero tampoco tiene rollitos en el abdomen, al contrario, está súper duper trabajada y entonces lo saludable se pone de moda.
Por cejona, y es que aunque hace tiempo ya, se popularizaron las cejas gruesas y abundantes, la verdad es que desde mi particular punto de vista, si no es natural, no te va. Pero no es el caso de Dua, que desde que comenzó a publicar sus videos caseros en youtube, su ceja , al igual que ella, siguen siendo las mismas, sólo que con más fama y renombre.

Por su labios carnosamente naturales. Es de dominio público en este blog que odio el botox con odio jarocho, y ese es el peor de los odios. De manera que las mujeres de labios naturalmente gruesos captan enseguida mi atención y profunda admiración porque fueron las elegidas por los dioses para ser sensuales desde que nacieron, en cambio a las demás nos tocó estudiarlo y trabajarlo.
La voz grave. Ese vocerrón es la evidencia de la gran seguridad que se carga y va totalmente ad hoc con su personalidad de amazona.

Por su lengua rosadita.  Últimamente he puesto demasiada atención a la lengua de las personas que muestran ese músculo llamado lengua por doquier, y me doy cuenta del nivel de importancia que cobra la higiene bucodental en la imagen de las personas, a tal punto que he decidido escribir un ensayo al respecto, mismo que publicaré en próximas ediciones bajo el título de “La lengua, la ventana del alma”.

Creo firmemente que el aplauso, en parte se lo deberían de llevar sus padres, quienes le dieron la seguridad necesaria para que ahora, a sus cortísimos 22 años de edad sea super hiper famosa y segura. ¡Bravo!
Recuerdo días muy felices que viví el año pasado al lado de un ser humano mágico musical a quien para fines prácticos llamaré Charly, y este es el relato de uno de esos días, que más bien, fue noche.

Lo repaso con perfectos detalles tal vez poco relevantes; era martes, lo sé con certeza, porque los miércoles eran los días en los que yo iba a clase presencial en la universidad donde estoy cursando mi segunda carrera, y tenía mucho por leer y ensayos por escribir, tareas que pasaron a segundo plano en cuanto mi teléfono comenzó a vibrar con el nombre de Charly en la pantalla; sin chistar contesté y accedí a su propuesta, esa de ir súper cerca de mi casa, en el centro histórico, a un lugar que hacía varios años no visitaba, donde se escuchan bandas y dj’s, y donde se presentaría su mejor amiga.

Cuando entramos, aún estaba en el escenario una chica que parecía contar con la profunda admiración de la mayoría de los ahí presentes, pero que personalmente en la vida había visto ni escuchado nada de su arte. No pasó mucho tiempo antes de cacharme a mi misma sumándome al equipo de groupies y pidiéndole a Charly algunas referencias para buscarla después.

Ese “después” nunca llegó, hasta ayer que youtube me sugirió ver el video que acaba de estrenar y entonces recordé enseguida quien era y hoy decidí escribir todo esto porque realmente es perfecta candidata para aparecer en mi blog, porque además de la música y sus canciones lindas, tiene todo el estilo anti fashionista de Latinoamérica.
Es todo su arte, un ir y venir entre lo pasado y lo futuro, con características que poco corresponden a los estándares comerciales de belleza y que más bien parece una chica que desafía las leyes cuánticas del tiempo y el espacio, como salida de una revista de moda de tu madre o bien, de tu nieta (la que todavía no nace).

Y pues aunque la música no es un tema que yo súper domine, puedo jurar y escupir que es una gran propuesta, empezando porque no es reggaeton y tampoco es cursi pop (que de paso aclaro, ambos me encantan, pero ya chole, hay mucho más que oír), pero igual te invita a sacudir los hombritos mientras pasa el tiempo en tu casa, el taller o la oficina.



Es Band of Horses una de las bandas que tienen un lugar especial en mi historia y en mi corazón, y cuyas canciones (varias de ellas) ocupan los primeros lugares de mi top 10 de FAVORITAS del mundo mundial.
Sin hacer cuentas, fue hace un par de ayeres que los descubrimos, mi mejor amigo y yo, en el soundtrack de alguna peli que no recuerdo.
Nos volaron tanto los sesos, que al día siguiente no podíamos parar de bajar canciones de ellos, y aún no llega el día en el que lo dejemos de hacer, porque gracias a los dioses griegos, siguen haciendo música increíble.
Son el folk y el indie rock en piernas, originarios de Seattle.
Uno de los atributos que personalmente más aprecio de ellos, es el hecho de que conservan su esencia y su hermosa humanidad; porque a pesar de tener la suficiente fama y bastante reconocimiento, se mantienen auténticos, naturales y desalineados, dejando en evidencia que lo que a ellos les interesó, interesa e interesará es hacer su música, y pareciera que lo disfrutan un montón.
Son como un increíble grupo de amigos haciendo lo que más les gusta, sacando lo mejor de ellos mismos, disfrutando de la vida en el inter.

Acá mis favoritas, para que usted juzgue por sí mism@.