0
Browsing Tag

Manual

cyborg diabetes Manual

Capítulo 6. Hormona mata insulina.

11 marzo, 2020

[av_textblock size=” font_color=” color=” av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” av_uid=’av-k7nmxgrh’ admin_preview_bg=’rgb(255, 255, 255)’]

Capítulo 6. Hormona mata insulina.

Las hormonas rigen nuestra vida; nuestro cuerpo, otros cuerpos, el universo entero… y no porque los humanos seamos los non plus ultra reyes de la galaxia, o los cyborgs, o aquellos que constituyen el mundo animal, vegetal o fungi, sino que es a través de ellas que funcionan la mayoría de los ecosistemas… (creo que todos, excepto los del reino mineral).

Con este preámbulo y colocándote a ti, mi muy estimado y ponderado lector, en contexto, comienzo El Capitulo Sexto de este manual, de esta persona-mujer; mitad humano, mitad máquina.

Hormona mata insulina…

…insulina mata cartera, y cartera siempre matará carita.

Capítulo 6.

Cuando nos enamoramos, cuando ovulamos, nos baja el periodo o nos embarazamos, es muy común que algunas de las hormonas que regulan nuestros sistemas y órganos, impidan o entorpezcan nuestra sensibilidad a la insulina, de manera que el monitor de nuestro glucómetro y/o sensor comenzará a reflejar en la pantallita de nuestros dispositivos números altos, permitiéndonos saber que nuestra glucosa va en in crescendo y nuestras necesidades de insulina también.

Caso contrario a cuando se está activo, la sensibilidad a la insulina aumenta. El cuerpo necesita menos insulina para mantener mejores niveles de glucosa en sangre. Es decir, cuando el nivel de actividad crece, existe una gran posibilidad de que la glucosa descienda si no se le dice antes a la bomba que baje el ritmo de administración de insulina.

Es en ambos casos donde entra en juego el “índice basal temporal”. Con esta práctica función, que está disponible en todas las bombas de Medtronic, simplemente le decimos a la bomba que baje el ritmo un poco y que administre menos insulina, o que aumente, dependiendo, durante un periodo de tiempo programado.

¿Cómo saber programar un índice basal temporal?

Se dice fácil, y muchas veces lo es, aunque muchas otras no, y se requiere de un gran esfuerzo y trabajo en equipo.

Estas decisiones no podemos tomarlas de manera autónoma, es necesario consultar a tu endocrinólogo y a tu asesor de Medtronic, con el registro de tus actividades y periodo hormonal, así como tus glucosas en mano, de las cuales se encargará tu sensor con ayuda de algunas cuantas tomas diarias de tus capilares.

En este punto del manual, podrían comenzar a surgirte muchas más dudas acerca de lo que implica una vida de cyborg, de manera que te dejo los contactos de Medtronic, y te recuerdo que puedes contar conmigo en tu red social favorita (@nellyflordotcom).

¡Nos vemos en el siguiente capítulo de Mi Manual de Cyborg!
[/av_textblock]

cyborg Manual

Capítulo 3. Encuentra a tu tribu.

17 diciembre, 2019

Para mí, Navidad comienza en octubre.

A lo largo de la historia, los humanos (porque antes de ser un cyborg fui solamente humana) surgimos como una especie social. Darwin describió la organización de todos los mamíferos, incluyendo a los seres humanos por supuesto, en quienes observó algunos signos físicos de la emoción animal. Nuestro cuerpo transmite mensajes a los demás seres sociales ya que nuestro cerebro está programado para funcionar como miembros de un grupo social.

El apoyo social no significa simplemente estar rodeados de personas. Cuando tenemos que responder a situaciones de peligro o desastres, el apoyo social es la protección más potente contra el estrés y el trauma que pueden paralizar a las personas (estas línea y estas palabras, cobran fuerza cuando consideramos que justamente responden al significado de diabetes mellitus).

La clave del apoyo social es la reciprocidad, es decir, ser escuchado y visto, sentir el apoyo en la mente y en el corazón por parte de alguien es la mejor receta y además el mejor incentivo para que nosotros devolvamos este mismo apoyo. Para calmarnos, curarnos y crecer necesitamos la sensación visceral de seguridad, que suele sentirse desde que nacemos y estamos en brazos de alguien que nos quiere y nos cuida incondicionalmente.

Así, como seres sociales que somos, el proceso de socialización marca nuestra calidad de vida. Ser capaces de sentirnos seguros con otras personas es una de las mejores herramientas para nuestra salud mental.

Todo el rollo anterior me interesaba soltarlo para entender por qué ha sido tan sanador el hecho de acudir a eventos donde coincido con mi tribu, mi clan, mi pandilla. Es por este motivo que para mí Navidad comienza en octubre, porque llevo un rato ya celebrando el mes más importante para quienes vivimos con diabetes, tanto en USA como en Mexiquito… y es que habemus cyborgs por toooodo el mundo.

Para mí, Navidad comienza en octubre.

No sé si alguien aquí recuerde o tenga presente que este, su cyborg de cabecera, comenzó escribiendo de moda y antimoda… ¿?

Pues debo confesar que sigue siendo mi pasión, porque no falta el desfile en la semana de la moda que sucede en octubre, al que me invitan, y entonces yo hago una detallada reseña del fascinante trabajo de algunos de mis amigos diseñadores; o a veces también, suelto la ponzoña que me generan algunas personas que confunden moda con “estatus”, pero esa es otra historia… No puedo evitar sentir la misma DICHA cuando me encuentro con mi FAMILIA de Diabetes, quienes siempre me enseñan algo nuevo, me recuerdan lo olvidado y reciben con los brazos abiertos lo que yo también tengo para compartirles.

Para mí, Navidad comienza en octubre, cuando me encuentro con mi increíble comunidad creativa en la semana de la moda, la de diabetes en noviembre y la de sangre en diciembre, pues tienen mansiones en mi corazón; son quienes han conformando mi red de apoyo en lo laboral, en mi bienestar físico y emocional, y sin lugar a dudas, en lo espiritual… lo que siempre se termina por reflejar en mi HbA1c.

Y como ya nos lo explicó Darwin, este apoyo social atiende a un mecanismo de supervivencia animal, lo que resulta básicamente E S E N C I A L, no sólo para los cyborgs como yo, sino para todos los que vivimos con diabetes, puesto que constantemente nos confrontamos con los controles de glucosa en la sangre a las tres de la mañana, los bajones que nos ponen de frente a la corte celestial, el olor a insulina en las manos después de cambiar el sitio de la bomba o llenar una jeringa… y todas y cada una de las pequeñas luchas cotidianas y los esfuerzos silenciosamente heroicos.

Este capítulo es un profundo agradecimiento a todos ustedes, quienes se han vuelto indispensables en la dulce vida de su servidora, quiero decirles que siempre se encontrarán en el prólogo de MI MANUAL DE CYBORG.

¡FELIZ NAVIDAD!… y que el 2020 nos traiga muchísimos encuentros.

Nota: Sí vives con diabetes y aún no formas parte de tu clan, escríbeme… del resto, me encargo yo <3